Aner Ansorena: “Las alcaldías tienen la sensación de que su acción no llega, hay que conocer lo que interesa a la ciudadanía”

aner ansorena ayuntamientos
Foto: Karlos Montoya

DIARIO DE NOTICIAS DE NAVARRA

Tras la pandemia los municipios están trabajando en mejorar la comunicación con proyectos para impulsar la socialización y fomentar el “arraigo”

PAMPLONA – Aner Ansorena es consultor digital, CEO y Fundador de la empresa HAUDA. Jefe de Gabinete de Alcaldías, director de Comunicación, Account Manager (redes sociales) y creativo en campañas publicitarias. Su empresa lleva la comunicación de siete ayuntamientos navarros.

¿Cómo nació la empresa Hauda, con qué filosofía y a cuantos ayuntamientos presta servicio desde sus oficinas en Lekunberri?

Hauda como concepto nace en 2016, yo tenía entonces 22 años. La idea era y sigue siendo la de revolucionar la comunicación municipal. El sector en el que trabajamos es muy cerrado, además existen muchas desconfianzas. La comunicación bien hecha tiene un gran poder transformador, pero la que se hace mal tiene mayor poder de destrucción. Actualmente, trabajamos para 4 ayuntamientos durante el día a día y trabajamos con otros 5 para contenido puntual. Además de gestionar varias estrategias de comunicación a nivel de instituciones forales.

Nosotros estamos en Lekunberri, tenemos aquí nuestras oficinas y para mi era necesario trabajar desde la realidad de lo local, no le veo ningún sentido a trabajar el municipalismo desde una ciudad. En aquella época todo el mundo iba acercándose más a las grandes ciudades, era cutre vivir en un pueblo o ser de pueblo y ahora tras la pandemia podemos observar que lo local, que vivir en zonas rurales o descentralizadas es un enorme privilegio, y el cambio está en que la ciudadanía cada vez lo percibe de manera más clara.

-Es la administración más cercana, la local, y sin embargo la que menos información traslada a sus vecinos…

Sin lugar a dudas y como en todo también es la que menos recursos económicos destina a ello. Históricamente, no existía la necesidad de comunicar nada en el pueblo, ya que con un comentario en el bar o en la panadería todo el mundo se enteraba. Ahora es muy diferente, las instituciones deben hacer un gran esfuerzo comunicativo. Tenemos miles de canales para llegar a la ciudadanía y eso dificulta y hace que sea necesaria la profesionalización de la comunicación. Lo que antes en un bando se decía, ahora lo adaptamos a un tweet, a una storie en redes, una cuña para la radio municipal, un mensaje de WhatsApp y un largo etcétera.

Yo lo veo cada día, la sensación de alcaldes y concejales es que lo que hacen no llega a nadie. Y no es porque no se quiera, es que la realidad ha cambiado y las instituciones se han quedado atrás. El Gobierno de Navarra cuenta con un departamento de comunicación, el Ayuntamiento de Pamplona también ¿Qué otro ayuntamiento puede asumir ese coste? Por ello nosotros trabajamos desde fuera para comunicar puertas afuera todo lo que le interesa a la ciudadanía.

-¿La farragosa y larga tramitación que exigen muchos proyectos hace necesario un trabajo de divulgación para dar a conocer esa gestión de una forma amena y atractiva, pero también más transparente?

La transparencia es muy importante, pero se juega mucho con el concepto, yo estoy cansado de ver que cada vez que no nos gusta algo sale la idea de que el Ayuntamiento de turno no ha sido transparente. También te digo, si pretendemos poner solo un documento de 300 páginas para comunicar que se va a cambiar la baldosa de las piscinas municipales y no hacemos un cartel o algo de resumen, eso ya por muy transparente que sea deja de ser atractivo y si no lo lee nadie para mí deja de ser útil. Antes se decía: vamos a cambiar el tejado del frontón y después: ya lo hemos cambiado. Y ahora la ciudadanía quiere y exige ser parte del proceso y saber cómo va ese cambio, que proyectos se han presentado, qué problemas existían… Hay una madurez de la ciudadanía que debemos canalizar y si hacemos la comunicación de antes ahora, no nos escuchará nadie.

¿La pandemia ha contribuido a acercar esa comunicación con la ciudadanía, sobre todo a través de las redes sociales?

Siento decirlo pero hay muchos ayuntamientos que necesitaban esta pandemia para darse cuenta que no tenían línea directa con las personas que viven en sus municipios. En la pandemia nuestros ayuntamientos han comunicado más que nunca y han aumentado las interacciones con la ciudadanía.

-¿Comunicación que favorece a su vez un mayor participación ciudadana a través de consultas y procesos participativos concernientes a muchos proyectos locales?

Debemos entender que cuanto más hablamos con las personas, mayor interacción vamos a tener. Si yo como institución me dedico solo a hablar y no escucho, no voy a representar a nadie, solo a mi mismo y esto no puede ser. Cuanta más información tiene la ciudadanía, mayor capacidad de opinión tendrá y como instituciones es lo que interesa, que la gente que vota cada cuatro años pueda tener una opinión formada de la gestión que hace el gobierno.

Aner Ansorena trabaja en el despacho, en Hauda.

-¿En qué tipo de acciones están más comprometidos ahora los ayuntamientos, en materia de medio ambiente, movilidad, tráfico…?

La movilidad y el urbanismo están siendo los retos de la legislatura. Es cierto que debemos cambiar los hábitos de movilidad, dejar el coche a un lado y caminar mas, pero nos encontramos que las personas en los municipios se mueven en coche muchas veces y entonces confluir con esa necesidad y esa realidad es complicado de gestionar. Y después de esta pandemia se está centrando en los actos sociales, fiestas, eventos… todo lo que tiene que ver con socializar, hablar con personas. Esto sirve a los municipios para generar comunidad y mayor arraigo con el pueblo.

-¿Los municipios más pequeños son los que menos explotan los canales de comunicación y redes sociales o no necesariamente?

Eso depende de si los tenemos en cuenta o no dentro de la estrategia de comunicación. Debemos conocer sus intereses y sus necesidades. Estoy cansado de escuchar que hay cierta edad entre 11 y 14 años que no tienen nada que hacer en los pueblos y es cierto, es una edad complicada pero hay que escuchar qué intereses tienen y debemos enfocar las acciones a ese publico concreto. Si las instituciones hablan un idioma que solo entiendes si trabajas para la administración mal vamos. Hay que adaptar los mensajes, simplificarlos, entendiendo siempre que la ciudadanía no es tonta y comprende mucho más de lo que nosotros nos podemos imaginar.

-¿Cuáles son los problemas que más preocupan a los ayuntamientos: despoblación, recursos para sus plantillas, ampliar y mantener sus servicios, programar actividades socioculturales…?

Entiendo que cada ayuntamiento es un mundo, no podría ni responderte lo mismo si solo me centro en la realidad de los nueve ayuntamientos que llevamos. Con lo que se me hace complicado, pero es cierto que la financiación es algo muy importante, es lo que hace que todo funcione. Y aunque algunos no me crean y se rían cuando digo esto, lo que más preocupa es que a la ciudadanía le guste lo que se hace desde el Ayuntamiento.

-Aner, ¿La atomización de los ayuntamientos navarros tiene sus ventajas e inconveniente? ¿Cada ayuntamiento compite por diferenciarse y prestar mejores servicios?

En Navarra es asombroso la diferencia que existe entre municipios hasta de la misma comarca. Yo no se si realmente se dedican a competir por prestar mejores servicios, creo que lo fundamental es competir con uno mismo, ser mejor que ayer y peor que mañana. Realmente quien nos debe importar es la ciudadanía y la pregunta debería ser ¿estoy atendiendo bien a mis vecinos y vecinas?, ¿necesitan algo más?

-¿El desequilibrio territorial se hace notar en determinadas comarcas más envejecidas y con menos oportunidades de empleo para los más jóvenes? En este sentido, ¿qué esfuerzo están haciendo esos ayuntamientos más vulnerables?

Se está trabajando mucho en generar oportunidades y eso debería alegrarnos enormemente, la sensación de tener que irte a trabajar fuera porque en casa no hay es horrible y los ayuntamientos deben hacer ver que su municipio es un buen lugar para ello. En esta línea habrás visto la difusión y posicionamiento que estamos haciendo por ejemplo en Lekunberri desde el Ayuntamiento, para posicionar la localidad con el objetivo de que crezca en desarrollo económico.

-¿Los ayuntamientos que comunican mejor mantienen mayor fidelidad con su ciudadanía, también en las urnas?

Sin lugar a dudas, si implicas a la ciudadanía en el proceso, eres transparente y cuentas con ellos para el desarrollo de tu gestión ya hay mucho avanzado. También te digo que no es algo que tenga que estar relacionado al cien por cien, si por mucho que comunicas la gestión o proyectos que haces no gustan no te van a votar. Esto se resuelve si en vez de solo hablar también escuchas. 

“Vivir en zonas urbanas es un privilegio y la ciudadanía lo percibe de manera más clara”

“Muchos ayuntamientos necesitaban la pandemia para darse cuenta que no tenían línea directa con el vecindario”

Metodología CON. Hauda nace en 2016 con la intención de revolucionar el mundo de la comunicación institucional entendiendo el Ayuntamiento como “la casa del pueblo, de la ciudadanía, quien te ayuda con cada uno de tus problemas, ya que las personas elegidas son tus representantes directos. Te sientes valorado y escuchado por la institución”. A través de la metodología CON, ofrece a los clientes y colaboradores “los resultados que desea todo ayuntamiento, llegar a más personas pero sobre todo llegar mejor”.

Si crees que cookies es sólo galletas en inglés, te recomendamos el siguiente enlace.