Comunicación política y democracia, ¿qué relación tienen?

Estamos hablando de una disciplina apasionante. A día de hoy, la comunicación política y la democracia están estrechamente ligadas, bueno, en realidad siempre lo han estado. Si una de ellas falla, cometeremos errores que a futuro nos recriminará la ciudadanía, cayendo en un proceso de descrédito de gran tamaño. Siendo claros, la comunicación política aporta herramientas a los sistemas políticos en beneficio de la democracia.

Mayor transparencia política y democrática

En primer lugar, a través de una comunicación política profesional podemos ampliar los procesos de transparencia del ámbito político al ciudadano. Estamos diciendo que si dicha comunicación es clara, la ciudadanía será capaz de comprender mejor que le está queriendo decir el o la política. De lo contrario, si desde un atril se utiliza un lenguaje excesivamente técnico, los diferentes públicos no entenderán gran parte del contenido transmitido.

En segundo lugar, gracias a una comunicación política efectiva, los procesos de rendición de cuentas en democracia serán más sencillos. La clase política debe conocer los mecanismos y herramientas necesarias para comunicar correctamente. Porque el proceso para transmitir qué se está haciendo desde las administraciones púbicas (dinero público) será más fácil. Es más, gracias a la comunicación política, las formas de transmitir dicha información será diferente. Logrando generar en la población ganas de conocer los procesos y las medidas adoptadas.

De lo contrario, no estaremos contribuyendo ni desde la política ni desde la comunicación política en el fortalecimiento de la democracia. Por una simple razón, los discursos monótonos y aburridos no generan interés ni un pensamiento crítico. Simplemente, la gente pasa de aquello sobre lo que le está hablando el político de turno.

Escuchar activamente para entender la política y la democracia

En Hauda defendemos que, sin ciudadanía, la comunicación política no tiene sentido y por supuesto, la democracia tampoco. La escucha activa es una herramienta esencial para conocer qué piensa la ciudadanía de la clase política y las acciones que implementa. Gracias al método CON, somos capaces de conocer qué nos quiere decir la población que depende de las distintas instituciones. Es una obligación saber las percepciones y valoraciones ciudadanas de las medidas tomadas, de no ser así, la actuación política será miope o incluso ciega.

Para ello tenemos la obligación de hacer uso de las nuevas tecnologías. Son herramientas que nos ayudan a profundizar en los procesos de escucha activa. Aunque debemos ser cautos y cautas, internet y las redes sociales generar hilos relacionales de los cuales podemos obtener mucha información.

Además, debemos ser conscientes de que la gracias a la implementación de una comunicación política efectiva ayudada por las nuevas tecnologías, podemos lograr una mayor implicación ciudadana. Logrando ejercer una comunicación política, persuasiva y motivadora, estaremos incentivando la participación ciudadana. Cuando logramos generar CONexiones entre institución y ciudadanía, el sentimiento de pertenencia, la implicación con el entorno y la ganas de aportar, crecen.

Desde el sector de la comunicación política, junto con los actores políticos que están en primera línea, tenemos que aumentar las aportaciones que los electores tiene para esa institución. Es la única forma que tenemos para recobrar la confianza de las ciudadanas y los ciudadanos en las administraciones públicas y políticas. Ser conscientes de las necesidades y demandas ciudadanas es fundamental con el objetivo de atajarlas y ejercer una función política adecuada a cada institución. La escucha activa es un deber que consultores y consultoras deben implementar si quieren diseñar estrategias coherentes con la vida cotidiana de las personas.

Acuerdos transversales para fortalecer la democracia

Llegar a acuerdos no es tarea fácil, ceder en aspectos que consideras esenciales en tu ejercicio político, cuesta. Pero por ello la comunicación política nos ayuda a ser capaces de ceder y entender los posicionamientos de la persona y personas que están sentadas en el otro lado de la mesa.

La ayuda que la comunicación política ejercida de manera correcta nos aporta es colocarnos en posiciones neutras para posteriormente tratar de alcanzar consensos en aquellos elementos esenciales de las medidas a tomar. De este modo, lo que podemos generar son acciones transversales que cuentan con el apoyo de una mayor parte del espectro político. Es decir, un mayor número de personas considerarán correctas dichas medidas y verán satisfechas sus necesidades.

En multitud de ocasiones no somos conscientes de la importancia y la incidencia que tiene la comunicación en las relaciones personales. Por ello, saber colocarnos en posiciones centrales a la hora de negociar, suponen un punto de partida importante si lo que queremos es llegar a acuerdos y mejorar la vida de la ciudadanía.

Aumentar la participación electoral para legitimar la democracia

Debeos aumentar la confianza que la sociedad tiene en las instituciones públicas y en los partidos políticos, para ello, un instrumento esencial es la comunicación política. Tenemos que saber, comunicar, explicar qué está pasando, qué estamos haciendo para solucionar los problemas cotidianos, cómo avanzan las medidas adoptadas, qué nuevas medidas proponemos…

Tenemos que asumir que nos encontramos en una época de descrédito político. Necesitamos aumentar la participación electoral, da igual el ámbito (municipal, regional o nacional). Cada vez observamos con mayor preocupación la obligación de contar una comunicación política que promueva e incite a la ciudadanía a participar en las elecciones.

Las elecciones democráticas son el mecanismo esencial para la gobernabilidad de una institución, por lo tanto, cuanto mayor sea la implicación de la sociedad de dichos procesos, mayor legitimidad obtendrá el o la gobernante elegido.

Obstaculizar la desinformación política que denigra a la democracia

Esta disciplina debe ejercer de filtro para evitar que bulos, fakenews y la desinformación proliferen en democracia. La comunicación política deberá ejercerse desde posiciones sensatas que favorezcan pugnas políticas sanas, en las cuales la información utilizada sea ante todo verídica.

Es aquí donde los profesionales de la comunicación política juegan un papel fundamental, porque son ellas y ellos los que contribuyen al desarrollo, ejecución y modificación de las estrategias de comunicación. Estas últimas son las que tendrán un efecto en la sociedad, generando percepciones, marcos cognitivos y estableciendo relatos comunicativos. En definitiva, dependiendo de dichas estrategias, la idea establecida en la ciudadanía será una u otra y de ella dependerá la confianza en el sistema democrático y sus actores.

Si crees que cookies es sólo galletas en inglés, te recomendamos el siguiente enlace.